Daniel 1

Reina-Valera 1995 (RVR1995)

Daniel y sus compañeros en Babilonia

1 En el tercer año del reinado de Joacim, rey de Judá, vino Nabucodonosor, rey de Babilonia, a Jerusalén, y la sitió. El Señor entregó en sus manos a Joacim, rey de Judá, y parte de los utensilios de la casa de Dios; los trajo a tierra de Sinar, a la casa de su dios, y colocó los utensilios en la casa del tesoro de su dios. Y dijo el rey a Aspenaz, jefe de sus eunucos, que trajera de los hijos de Israel, del linaje real de los príncipes, muchachos en quienes no hubiera tacha alguna, de buen parecer, instruidos en toda sabiduría, sabios en ciencia, de buen entendimiento e idóneos para estar en el palacio del rey; y que les enseñara las letras y la lengua de los caldeos. Y les señaló el rey una porción diaria de la comida del rey y del vino que él bebía; y que los educara durante tres años, para que al fin de ellos se presentaran delante del rey. Entre ellos estaban Daniel, Ananías, Misael y Azarías, de los hijos de Judá. A estos el jefe de los eunucos puso nombres: a Daniel, Beltsasar; a Ananías, Sadrac; a Misael, Mesac; y a Azarías, Abed-nego.

Daniel propuso en su corazón no contaminarse con la porción de la comida del rey ni con el vino que él bebía; pidió, por tanto, al jefe de los eunucos que no se le obligara a contaminarse. Puso Dios a Daniel en gracia y en buena voluntad con el jefe de los eunucos; 10 y el jefe de los eunucos dijo a Daniel:

—Temo a mi señor el rey, que asignó vuestra comida y vuestra bebida; pues luego que él vea vuestros rostros más pálidos que los de los muchachos que son semejantes a vosotros, haréis que el rey me condene a muerte.

11 Entonces dijo Daniel a Melsar, a quien el jefe de los eunucos había puesto sobre Daniel, Ananías, Misael y Azarías:

12 —Te ruego que hagas la prueba con tus siervos durante diez días: que nos den legumbres para comer y agua para beber. 13 Compara luego nuestros rostros con los rostros de los muchachos que comen de la porción de la comida del rey, y haz después con tus siervos según veas.

 

14 Consintió, pues, con ellos en esto, y probó con ellos durante diez días. 15 Y al cabo de los diez días pareció el rostro de ellos mejor y más robusto que el de los otros muchachos que comían de la porción de la comida del rey. 16 Así, pues, Melsar se llevaba la porción de la comida de ellos y el vino que habían de beber, y les daba legumbres.

17 A estos cuatro muchachos, Dios les dio conocimiento e inteligencia en todas las letras y ciencias; y Daniel tuvo entendimiento en toda visión y sueños. 18 Pasados, pues, los días al fin de los cuales había dicho el rey que los llevaran, el jefe de los eunucos los llevó delante de Nabucodonosor. 19 El rey habló con ellos, y no se hallaron entre todos ellos otros como Daniel, Ananías, Misael y Azarías; así, pues, permanecieron al servicio del rey. 20 En todo asunto de sabiduría e inteligencia que el rey los consultó, los halló diez veces mejores que todos los magos y astrólogos que había en todo su reino. 21 Así continuó Daniel hasta el año primero del rey Ciro.

 

 

El Ayuno de Daniel: Su Propósito
Aunque el Ayuno de Daniel limpia el cuerpo al omitir ciertos alimentos por un tiempo limitado, la intención real y más profunda es la conexión espiritual. El propósito del ayuno cristiano es buscar una relación más íntima con Dios, al tiempo que libera al cuerpo físico de alimentos y bebidas no naturales y auto-gratificantes. Su enfoque debe estar en Dios, no en las cosas carnales del mundo. Muy a menudo, el foco del ayuno es la privación de alimentos. En cambio, el
propósito del ayuno debería ser desviar nuestros ojos de las cosas de este mundo para enfocarlos enteramente en Dios.

Durante el Ayuno de Daniel usted querrá concentrarse en la oración, el estudio de la Biblia, y en la reflexión. El Ayuno de Daniel es una excelente manera de comenzar la preparación para crecer en el Señor.

Si tiene problemas de salud o está siguiendo algún tratamiento médico, es conveniente consultar primero con su médico. Usted también podría orar, consultar a un cristiano maduro o a su pastor, antes de ayunar. Recuerde, el ayuno debe hacerse periódicamente y por limitados días.

 

 

 

 

¿ Quién puede hacer el ayuno?

La persona que quiera crecer espiritualmente y buscar más a Dios debe ayunar con frecuencia. Este ayuno, es hecho estrictamente o en moderación, puede ser practicado por cualquier persona.

Todo ayuno consiste en sacrificar algo físico en cambio de lago espiritual. Es sumamente importante que el ayuno tenga un propósito, sea tan general como agradar a Dios o una petición mas especifica como el crecimiento espiritual. Aparta tiempo cada dia para leer la Biblia, meditar en ella y orar contantemente. No se olviden visitar el templo diario durante el ayuno.

 

 

Reglas:

 

·         Como en todo ayuno parcial, en este uno comer moderadamente, no por gusto. Si usualmente te sirves dos veces durante las comidas del día, prepárate para solamente servirte una sola porción o la mitad de una porción.

·         Todas las carnes, mariscos, y todo alimento derivado de un animal debe ser eliminado. Esto significa que no comerás huevo o productos lácteos de cualquier tipo, tales como la leche, el queso, la mantequilla, la manteca, y así sucesivamente.

·         Eliminar  todo alimento que sea muy procesado y alto en grasa optar por las opciones orgánicas o integrales cuando se pueda. Bajo esta regla queda eliminados los dulces, azúcar, comidas fritas, el pan blanco, las galletas, mermeladas, miel, y todo orto tipo de alimentos similares.

·         Beber solo agua. Esto es porque muchos jugos tienen una cantidad alta de azúcar e ingredientes artificiales al menos que el jugo se 100% natural, es decir sin azúcar. Sería mejor comer la naranja en substitución de tomarse un vaso de jugo de naranja. El alcohol, café, y el te están excluidos también.

 

·         Eliminar por ese periodo de tiempo la distracción de tecnología, redes sociales Ect. 

 

 

 

Go to top